Tarjeta manos libres en los autos, 20 años de innovación

Tarjeta manos libres en los autos, 20 años de innovación

Los cristales eléctricos, la dirección asistida, el aire acondicionado, la cámara de visión trasera, el GPS… son sólo una pequeña selección de todos los inventos que han modificado la fisonomía de los autos modernos y han aportado grandes cambios a la vida cotidiana de los automovilistas. Algunos han contribuido a mejorar la seguridad.

Otros han redefinido los estándares de confort. La tarjeta de manos libres ha facilitado el uso del auto. Diseñada por primera vez por Renault hace 20 años, se convirtió rápidamente en un éxito entre los consumidores, a pesar de algunos baches en el camino. Pascaline, responsable de productos transversales de la división de productos de Renault Group, nos hace un recorrido por la historia de la tarjeta mágica.

Considerada inicialmente como un artilugio digno de 007, la tarjeta de manos libres fue adoptada poco a poco por los fabricantes de todo el mundo, hasta convertirse en un elemento de serie en muchos vehículos. Al igual que el hatchback, que se popularizó a principios de los años 60, este pequeño objeto apenas más grande que una tarjeta de crédito es una de las principales innovaciones de Renault, que dejará su huella en la historia del automóvil.

Esta solución innovadora fue concebida para facilitar la vida de los clientes”. Pascaline, Responsable de Productos Transversales de la División de Productos de Renault Group.

¡Una historia de pequeñas cosas que hacen un gran cambio!

Todo comienza en 2001. Renault iba a empezar a vender el Laguna II, una berlina que, según se decía, encarnaba el auto de “estilo de vida” del siglo XXI. Sin embargo, sus diseñadores consideraban que al diseño le faltaban algunas características innovadoras.

Poco antes de su lanzamiento oficial, Bernard Dumondel, jefe de producto del Laguna II, se aloja en un hotel de Luxemburgo. Va a utilizar la llave de su habitación una tarjeta magnética y tiene una epifanía: ¿por qué no utilizar una tarjeta sin contacto en lugar de la tradicional llave del auto? Así nace la idea de la tarjeta sin contacto. Presenta un prototipo de su idea a su jefe de programa y entusiasma al Comité Ejecutivo del Grupo (incluido el propio Louis Schweitzer, entonces Director General de Renault). Se adopta el proyecto y se presenta una patente.

Tras el R16 TX de 1973 el primer vehículo francés con cierre centralizado electrónico y el Fuego de 1982, con su innovador cierre de puertas por control remoto, el Laguna II se convirtió en el primer vehículo de un fabricante de automóviles de uso general que incorporaba una tarjeta de manos libres. El diseño inicial se conocía como “vehículo sin llave”. En los años siguientes, Renault mejoró el accesorio incluyéndolo en los modelos Espace y Vel Satis. Posteriormente, contribuyó a popularizar el diseño extendiéndolo a toda su gama, desde el Clio, pasando por el Scenic, hasta el Megane.

Cuando la innovación une tecnología y accesibilidad

Detrás de la minimalista carcasa de plástico de la tarjeta de manos libres se esconde un sofisticado núcleo electrónico. Está programado para “comunicarse” constantemente con el auto al que está vinculado.

Al acercarse al vehículo, la tarjeta es detectada por receptores-transmisores situados en todo el auto. Cuando el vehículo solicita a la tarjeta una verificación, ésta emite una señal de radio que contiene un código de acceso. Si el auto reconoce el código, desbloquea las puertas. Todo ello en sólo 80 milisegundos. Más rápido que un parpadeo. Cuando la persona que tiene la tarjeta de manos libres sale del vehículo, la computadora de a bordo sigue llamando a la tarjeta a intervalos regulares para ver si sigue cerca. Cuando la tarjeta deja de responder, la computadora bloquea todas las puertas.

Incertidumbre y obstáculos técnicos

Según Pascaline, inventar la tarjeta de manos libres “ha sido un gran reto con bastante riesgo“. A pesar de su récord de 5 estrellas en las pruebas de choque de Euro NCAP, el Laguna II sufrió contratiempos técnicos en los meses siguientes a su lanzamiento. Lo mismo ocurrió con la primera versión de la tarjeta de manos libres. Su señal podía ser fácilmente confundida por objetos cercanos, como las luces de neón que suelen encontrarse en los aparcamientos. Hay que decir que la tecnología subyacente estaba, en ese momento, todavía en sus primeras etapas. A pesar de que el diseño se basó en más de 6,000 entrevistas con los clientes sobre su estilo de vida, sus hábitos y sus expectativas, a Renault le faltó tiempo para crear prototipos, probar todos los casos de uso posibles y corregir las incógnitas.

En un esfuerzo por satisfacer a los clientes, los ingenieros y diseñadores de Renault de entonces “rehicieron el diseño de arriba a abajo, para ofrecer más adelante una opción aún más potente“, añade Pascaline.

Estos son algunos ejemplos de las mejoras que se añadieron al diseño de la tarjeta de manos libres. Cada característica nace de un reto que los ingenieros de Renault superaron con éxito:

  • Garantizar la estanqueidad de la tarjeta de manos libres. Muchas personas tenían la desafortunada costumbre de olvidar sus tarjetas en los bolsillos de los pantalones o las chaquetas antes de meterlas en la lavadora.
  • Hacer más fuerte el estuche. Otro hábito desafortunado era que algunos clientes colocaban su tarjeta en el bolsillo trasero del pantalón y se sentaban sobre ella sin darse cuenta.
  • Utilizar la computadora de a bordo para desactivar el desbloqueo a distancia al acercarse al vehículo. Para las personas que llevaban la tarjeta encima en todo momento, lavar el auto se convirtió en una pesadilla. Sin darse cuenta, bloqueaban y desbloqueaban el vehículo mientras se desplazaban.
  • Esconder una llave de encendido dentro de la tarjeta. En caso de que la tarjeta funcionara mal o se quedara sin batería, Renault ocultó una pequeña llave de contacto en el estuche que podía utilizarse para abrir las puertas manualmente.
  • Ofrecer hasta cuatro tarjetas personalizadas por vehículo. Dado que puede haber varias personas en una familia que utilicen el mismo auto, Renault optó por ofrecer hasta cuatro tarjetas por vehículo. Además, cada tarjeta registra los ajustes personalizados para su propietario concreto (ajustes de la radio, posición del asiento, climatización, etc.)
  • Acortar el tiempo de inactividad en el taller. Para ahorrar tiempo a los clientes cuando envían su automóvil al mecánico para una revisión de diagnóstico, la tarjeta de manos libres almacena información como el número de serie y la matrícula del auto, detalles sobre el propietario, el equipamiento, el kilometraje e incluso la presión de los neumáticos. Se ha convertido en una especie de “pasaporte del vehículo”.

20 años de evolución tecnológica

A lo largo de los 20 años transcurridos desde su creación, la tarjeta de manos libres de Renault ha sufrido constantes cambios. Tanto en su aspecto como, sobre todo, en la tecnología que contiene.

En 2001, la primera versión fabricada por el proveedor de equipos Valeo, era conocida como la tarjeta “práctica”. Cualquier persona que tuviera la tarjeta podía bloquear y desbloquear el auto pulsando un botón situado en la tarjeta o en la manilla de la puerta. La versión estándar debía utilizarse como un mando a distancia o podía ampliarse a un modelo “manos libres”. En el interior, la consola central cuenta con una ranura para la tarjeta y un botón para arrancar el motor.

En 2007, Renault pasó a la tarjeta “mágica”. Al llevar la tarjeta encima, el conductor sólo tiene que agarrar la manilla de la puerta para que todo el vehículo se desbloquee. En el interior, la ranura de la tarjeta se ha eliminado.

En 2015, Renault lanzó el Espace V, un monovolumen que venía equipado con una versión más eficiente y renovada de la tarjeta de manos libres. También presentaba una nueva secuencia de bienvenida luminosa y sonora.

En 2019, el diseño adquirió el verdadero significado del término “manos libres”. El vehículo bloquea y desbloquea las puertas automáticamente al acercar o alejar la tarjeta.

En 2022, el Nuevo Megane E-TECH Eléctric va a llevar la experiencia de manos libres aún más lejos. Gracias a unas antenas más eficaces, el portador de la tarjeta es detectado fácilmente, independientemente de su posición en una zona de 360° alrededor del vehículo. La secuencia de bienvenida se activa al acercarse al vehículo, mientras que los tiradores de las puertas, normalmente ocultos en la carrocería, se abren y la tapa del puerto de carga se desbloquea automáticamente.

¿Cuál es el futuro de la tarjeta de manos libres?

Siempre a la vanguardia de la innovación tecnológica, Renault se ha esforzado en los últimos años por facilitar aún más la utilización de la tarjeta de manos libres. Las piezas electrónicas alojadas en su interior se han reducido aún más. Su alcance se ha ampliado y la duración de su batería se ha optimizado. En cuanto a la seguridad, las últimas actualizaciones han hecho que el sistema sea aún más difícil de piratear.

Ahora que los smartphones parecen estar a punto de sustituir a las tarjetas, Renault ha optado por aprovechar sus nuevas capacidades sin dejar que la tarjeta de manos libres se quede en el camino. Al contrario. En 2021, los pedidos de equipamiento de vehículos de Renault demuestran que los clientes son muy aficionados al accesorio de la tarjeta. Se incluyeron en casi dos de cada tres vehículos Renault vendidos. En algunos modelos, como ZOE y Espace, esa tasa se elevó al 100%. En otros, como Scenic, Captur, Kadjar, Talisman, Koleos y Arkana, superó el 90%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.